Geriatricarea Tunstall

Clece apuesta por encuentros intergeneracionales para establecer lazos de cooperación, aprendizaje y comunicación

Geriatricarea Clece Mayores encuentros intergeneracionales

Esmeralda, ex-concursante de Masterchef, ha participado en un encuentro intergeneracional en la Residencia de Mayores de Massamagrell

Conscientes de los muchos efectos beneficiosos que los encuentros intergeneracionales tienen tanto para los más pequeños para el bienestar de los residentes, los centros gestionados por Clece Mayores realizan interesantes actividades en las que participan conjuntamente niños y personas de edad avanzada.

Así, por ejemplo, mayores y pequeños han disfrutado en la Residencia de Mayores de Massamagrell (Valencia), en colaboración del Ayuntamiento de esta localidad, de un encuentro intergeneracional en el que ha participado Esmeralda, ex-concursante de Masterchef 4. Esta chef ha impartido una clase magistral a las personas usuarias de la residencia que han estado acompañados por sus nietos y nietas, así como por los hijos de las trabajadoras.

Repartidos en cuatro equipos intergeneracionales, un total de 9 usuarias y 18 niños han aprendido a elaborar un bizcocho esponjoso de yogur y limón y un batido de frutas con leche de avena. Pequeños y mayores han disfrutado de este taller Intergeneracional, una actividad lúdica que permite establecer lazos estrechos de cooperación, aprendizaje y comunicación entre personas con más de 80 años de diferencia.

Geriatricarea encuentros intergeneracionales Clece Mayores

La Residencia de Campos organiza lo largo del diferentes encuentros intergeneracionales a lo largo del año

Por su parte, la Residencia de Campos (Baleares) organiza lo largo del diferentes encuentros intergeneracionales. Los alumnos que en 2010 participaron en los primeros encuentros, y que entonces tenían cuatro años, han seguido viniendo cada año y en estos momentos cursan ya 5º de Primaria.

Tal y como indican desde este residencia, la relación entre personas usuarias y alumnos es excelente, pues todos esos años han ido sumando historias que han compartido ambos colectivos, se conocen mutuamente y conocen las instalaciones, así como el resto del personal.

Actualmente, colaboran todos los grupos de Infantil y Primaria, y cada mes los escolares visitan la residencia de tres a cinco de la tarde, según el horario escolar, y realizan actividades lúdicas, creativas y educativas con los mayores. En total, se ha contado con la participación de unos 270 escolares, de edades comprendidas entre 4 y 11 años. Este programa intergeneracional permite abrir las puertas de la residencia y que la gente conozca el funcionamiento de la misma.

Este tipo de actividades ofrecen a las personas mayores la oportunidad de relacionarse con niños y lograr así beneficios como evitar el aislamiento, aumentar la vitalidad y la autoestima, mejorar la capacidad para hacer frente a las enfermedades, entre otros. Por su parte, para los más pequeños supone un aumento de su sentimiento de valía, confianza y responsabilidad, además de contribuir a una percepción positiva de las personas mayores y del envejecimiento.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: Actualidad

Sobre el autor:

GeriatricArea es una publicación digital editada por Comunicación y Cía que se dirige a los profesionales del sector sociosanitario.

Escribe un comentario

*