Geriatricarea Meritene Nestlé

Consejos nutricionales para cuidar la salud del cerebro en verano

En la época estival es común que se descuiden los buenos hábitos alimenticios, se modifiquen los horarios de la comida, se realicen ciertos excesos que no suelen ser beneficiosos para el bienestar de los mayores, y más si se mantienen de forma prolongada.

Tal y como afirma el Dr. Carlos Tejero, Vocal de la Sociedad Española de Neurología, “cuidar nuestra alimentación, también durante el verano, y estabilizar los horarios de comida, sobre todo aquellas personas que padecen alguna enfermedad neurológica que no suele adaptarse bien a los cambios en los ritmos biológicos, es uno de los principales consejos que se pueden dar para seguir cuidando la salud del cerebro en verano”.

Geriatricarea salud del cerebro Alzheimer Parkinson

Reducir al menos un 20% del aporte calórico recomendado se ha asociado a un menor riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer o la enfermedad de Parkinson

A pesar de los beneficios que una buena alimentación tiene en general, y sobre la salud del cerebro en particular, hay que tener en cuenta que los hábitos saludables tendrán un mejor resultado cuanto más tiempo llevemos practicándolos.

Existen estudios que han relacionado el control calórico o la frugalidad -es decir, reducir al menos un 20% del aporte calórico recomendado- con un menor riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer o la enfermedad de Parkinson, así como otros que indican que aquellas personas que mejor han conservado la salud y su productividad con el paso de los años son aquellas que han mantenido su peso estable en los últimos 50 años.

En este sentido, el Dr. Carlos Tejero, señala que “aunque de vez en cuando podamos darnos un capricho, y más cuando estamos descansando y de vacaciones, debemos al menos intentar que éstos sean una excepción, ya que se estima que los españoles aumentamos una media 3 kilos cada verano”.

“La dieta mediterránea es la que mejor le sienta a nuestro cerebro. Si se potencia el consumo de frutas y verduras, pescado, aceite de oliva, un poco de vino y si además esto lo unimos a realizar algo de ejercicio y a fomentar las relaciones sociales estaremos llevando a cabo la mejor dieta neuroprotectora que se puede recomendar”, señala este especialista, miembro de la Sociedad Española de Neurología.

Las dietas ricas en ácidos grasos poliinsaturados, como el omega 3 y el omega 6, que están presentes en el pescado azul, ciertos vegetales, en la soja y en las nueces, entre otros, pueden ayudar en enfermedades neurológicas como la esclerosis múltiple, la enfermedad de Alzheimer pero también en la protección cerebrovascular en general.

Varios estudios recientes han señalado que los alimentos ricos en componentes con efecto antioxidante y antiinflamatorio, como los frutos rojos, nueces o algunas especias pueden reducir el deterioro cognitivo asociado a la edad así como el riesgo de desarrollar enfermedades neurodegenerativas. “El listado de alimentos con  estas propiedades es amplio, pero se piensa que son los polifenoles de las nueces, los frutos rojos, del vino o del curry y del azafrán los principales responsables de estos efectos saludables”, destaca el Dr. Ezpeleta.

Desde la Sociedad Española de Neurología se recomienda consumir también cereales y legumbres, porque la glucosa que se obtiene de ellos, así como de frutas y verduras, que proporciona energía al cerebro para funcionar, así como vitamina B6, muy importante para la formación de neurotransmisores. Los lácteos, por su alto contenido en calcio, desempeñan un papel muy importante en determinadas funciones del cerebro, como el aprendizaje y la memoria, así como en la supervivencia de las neuronas.

“Para que nuestro cerebro funcione correctamente, al igual que lo hace nuestro cuerpo en general, es necesario llevar una dieta equilibrada y adecuada a nuestras necesidades siguiendo la conocida pirámide nutricional. Lo adecuado es realizar comidas frecuentes, nutritivas y sin que sean muy abundantes. Y además, es necesario comer variado, incluyendo todos los grupos principales de alimentos, para evitar un déficit nutricional”, destaca el Dr. Carlos Tejero.

“Además de los alimentos mencionados, existen otros que, por sus nutrientes, pueden ayudar a que nuestras neuronas funcionen a pleno rendimiento. Estos alimentos son aquellos que contienen grasas saludables, vitaminas, magnesio, calcio, cobre, zinc, fósforo,… porque son los nutrientes que más demanda nuestro cerebro”.

En verano hay que cuidar especialmente la hidratación. “El 20% del agua que ingerimos procede de los alimentos. Así que también es importante que en esta época tratemos de aumentar el consumo de alimentos ricos en agua”, señala el Dr. Carlos Tejero.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: Actualidad

Sobre el autor:

GeriatricArea es una publicación digital editada por Comunicación y Cía que se dirige a los profesionales del sector sociosanitario.

Escribe un comentario

*