Geriatricarea Tena

En España deberían practicarse 20.000 operaciones de obesidad al año

La Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad y de sus Enfermedades Metabólicas (SECO) cifra en 5.000 el número de operaciones de obesidad que se realizan en nuestro país anualmente, una cantidad que a su juicio debería incrementarse hasta llegar a las 20.000.

Y es que, aunque la cirugía es el último recurso a emplear con un paciente obeso, en miles de casos es la única opción posible para tratar la obesidad mórbida y proteger y mejorar la vida de la persona.

cirugía de la obesidad

La SECO subraya que existen múltiples estudios nacionales e internacionales que demuestran que la cirugía de la obesidad es coste-efectiva frente al tratamiento médico o conservador de sus complicaciones

Cada día vemos en nuestras consultas pacientes obesos que, además, padecen diabetes, hipertensión, colesterol elevado, etc., y que son tratados con un arsenal de medicamentos que toman cada día para intentar frenar los efectos adversos de la obesidad, pero sin tratar la obesidad que es la causa y origen de todas esas patologías”, explica el doctor José Antonio Ramírez Felipe, presidente de la SECO.

Además, “actualmente, y gracias al esfuerzo de sociedades científicas como la nuestra, se ha mejorado enormemente la formación en cirugía de la obesidad, en la anestesia del paciente obeso y en el manejo del pre y postoperatorio, consiguiendo unos niveles de seguridad hasta ahora nunca conseguidos”, asegura el doctor Ramírez Felipe.

En este sentido, subraya que, en las Unidades Cualificadas y Experimentadas en Cirugía de la Obesidad, la posible mortalidad de una operación de obesidad es igual a la de una operación de vesícula biliar (< 0,25%).

Asimismo, según el presidente de la SECO, esta intervención aporta un beneficio enorme a los pacientes: “La pérdida de peso que conlleva una operación de obesidad no sólo hace feliz al paciente, que recupera una vida activa y más plena, sino que mejora, cura y previene el desarrollo de muchas patologías que pueden acabar con la vida del paciente (diabetes del adulto, hipertensión, aumento de colesterol y/o triglicéridos, osteoartritis, infarto de miocardio, accidente cerebral vascular, cáncer de colon y/o mama…)”. Enfermedades todas ellas, que consumen una gran cantidad de recursos sanitarios, muy costosos para todos, además de un menor rendimiento laboral de la persona, cuando no una exclusión social.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: Actualidad

Sobre el autor:

GeriatricArea es una publicación digital editada por Comunicación y Cía que se dirige a los profesionales del sector sociosanitario.

Escribe un comentario

*