Geriatricarea Tena

En marcha la Unidad de Fragilidad del Hospital Rey Juan Carlos de Móstoles

El Hospital Rey Juan Carlos de Móstoles ha puesto en marcha una Unidad de Fragilidad para los pacientes de más edad que tiene como objetivo optimizar la función física de los mismos, aumentando la cantidad de tiempo que pasan fuera de la cama caminando durante su hospitalización e iniciando medidas encaminadas a fomentar la continencia.

geriatricarea Hospital Universitario Rey Juan Carlos Paciente Frágil

Este programa busca adaptar el hospital a sus pacientes en lugar de que sean los pacientes los que se tengan que adaptar a los hospitales, como pautas de comidas que en nada se parecen a las que tienen en casa u horas en cama no siempre justificadas por la situación clínica.

Otro de los objetivos del programa “Paciente Frágil” es que el entorno del paciente durante su ingreso sea reconocible, adoptando algunas medidas como el uso de sus propios objetos personales y fotografías de familiares en la habitación para evitar su desorientación, así como adaptar los horarios de reparto de medicación de forma que se respete en la mayor medida posible su descanso nocturno.

La puesta en marcha de la Unidad de Fragilidad del Hospital Rey Juan Carlos se enmarca en un momento en el que el envejecimiento de la población y la mejora de la asistencia sanitaria están generando nuevos problemas en los hospitales, entre los que destaca el deterioro funcional asociado a la hospitalización. Los pacientes mayores, en especial los frágiles, presentan frecuentemente pérdida funcional tras un evento agudo en el hospital. Y uno de los principales problemas para estos pacientes es la inmovilidad durante la hospitalización.

De hecho, estudios recientes muestran que los adultos mayores hospitalizados pasan sólo el 3% de su tiempo de pie o caminando, a pesar de que menos del 5% de los individuos tienen indicación médica de reposo en cama. La inmovilidad conduce a la pérdida de masa muscular, pérdida de capacidad funcional y debilidad general.

Los efectos negativos de la debilidad y la pérdida de capacidad funcional también se extienden más allá de la hospitalización, ya que en las 2 semanas después del alta del paciente, los adultos mayores hospitalizados con enfermedad corren un alto riesgo de caídas y de sufrir, por tanto, un reingreso.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: Actualidad

Sobre el autor:

GeriatricArea es una publicación digital editada por Comunicación y Cía que se dirige a los profesionales del sector sociosanitario.

Escribe un comentario

*