Geriatricarea Tunstall
By 16 noviembre, 2017 0 Comments Leer más →

Hoy se celebra el Día Mundial por la Prevención de las Úlceras por Presión

Por su alta prevalencia y coste personal y sanitario las úlceras por presión son un importante problema de salud, tanto para las personas que las padecen, ya que empeoran su estado de salud y por tanto su calidad de vida, como para su entorno (cuidadores y familia). Para concienciar sobre ello y tomar medidas para su prevención hoy se celebra, por quinto año consecutivo, el Día Mundial por la Prevención de las Úlceras por Presión – Stop Pressure Ulcer Day 2017.

Geriatricarea Dia Mundial por la Prevencion Ulceras por Presion

Afortunadamente son muchos y muy interesantes los avances que se están produciendo en el tratamiento y prevención de estas patologías, algunos de los cuales se mostraron en el reciente congreso Annual Meeting of the European Pressure Ulcer Advisory Panel  EPUAP 2017. En la página web de la firma Smith & Nephew están disponibles los vídeos de las intervenciones de los siguientes especialistas:

  • Importancia de una aproximación holística a la prevención y tratamiento de las UPP
    Zena Moore, Profesor and director School of Nursing & Midwifery, Royal College of Surgeons in Ireland, Dublin, Ireland
  • Eficacia del uso de un nuevo apósito de foam de poliuretano multicapa en el área sacra para prevenir la aparición de UPP en ancianos con fractura de cadera
    Cristiana Forni, Director Nursing Clinical Research Unit at the Rizzoli Orthopedic Institute, Italy
  • Midiendo el microclima: Un RCT para explorar la influencia de los apósitos de foam en las áreas propensas a presión
    William McGuiness, Director School Nursing and Midwifery Clinical Nurse Consultant – Alfred Health, Melbourne, Australia

Los interesados pueden visualizar estos vídeos aquí.

Tal y como nos recuerdan desde Smith & Nephew el riesgo de padecer úlceras por presión es mayor en personas con movilidad reducida, por ejemplo, personas que permanecen largos períodos de tiempo encamados, personas en silla de ruedas o que no pueden cambiar de posición. No obstante, la mayoría de las úlceras por presión pueden evitarse. Pero, ¿cómo prevenirlas? Los especialistas de esta firma recomiendan seguir este procedimiento:

1. Examinar la piel al menos una vez al día, poniendo especial atención a:

  • Prominencias óseas: talones, caderas, tobillos, codos, zona sacra.

  • Zonas expuestas a incontinencia. La orina, las heces, el sudor, los estomas, etc. pueden lesionar la piel y provocar lesiones.

2. Mantener la piel limpia y seca.

Utilizar jabones o sustancias limpiadoras respetuosas con la piel y con bajo poder irritativo.

  • Lavar la piel con agua tibia, aclarar y secar meticulosamente, pero sin friccionar.

  • No utilizar alcoholes, ni colonias ya que resecan la piel.

  • Aplicar cremas hidratantes procurando que se absorban bien.

  • Si tenemos un problema de incontinencia o exceso de sudoración utilizar productos barrera, como productos con óxido de zinc que protegen y aíslan la piel de la humedad.

3. Realizar un buen manejo de la presión:

Para reducir el efecto de la presión sobre nuestro cuerpo tenemos que considerar 4 elementos:

  • La movilización: solicite a su profesional sanitario que le elabore un plan de cuidados que fomente y mejore la movilidad y actividad de la persona.

  • Los cambios posturales: los cambios posturales deben realizarse cada 2-3 horas siguiendo un programa rotatorio de cambios.

  • La utilización de colchones, sobrecolchones, cojines y otros dispositivos de alivio de la presión.

  • La protección local con apósitos de diferentes formas que se adaptan a la forma del cuerpo (los más comunes son las taloneras para proteger los talones).

geriatricarea cambios posturales

Los cambios posturales deben realizarse cada 2-3 horas siguiendo un programa rotatorio

4. Realizar cambios posturales

A la hora de realizar los cambios posturales tenga presente algunas consideraciones:

  • Si el paciente está sentado y tiene autonomía para realizar cambios de postura, realícelos cada 15 minutos.

  • Evitar apoyar al paciente directamente sobre sus lesiones.

  • Evitar arrastrar al paciente, si arrastramos al paciente podemos agravar las lesiones que tenga.

  • Evitar el contacto directo entre prominencias óseas. Ejemplo: si tenemos al paciente de lado, pondremos una almohada entre las 2 piernas para las rodillas y los tobillos no contacten entre si.

  • Evitar levantar la cabecera o los pies de la cama, sólo y en caso necesario un máximo de 30º.

5. Contar con dispositivos de alivio de la presión (colchones, sobrecolchones, cojines…)

Existen en el mercado toda una serie de dispositivos diseñados para manejar la presión; son conocidos como colchones o sobrecolchones o cojines antiescaras.

Hay de muchos tipos, aunque los más comunes son los sistemas de aire alternante; aunque lo que decidirá qué tipo de colchón o cojín será el riesgo que tiene la persona de padecer o sufrir úlceras por presión.

Su profesional sanitario le asesorará en el tipo de colchón más adecuado para su caso. No obstante, podemos hacer una clasificación según el riesgo de padecer úlceras por presión:

Bajo riesgo: personas que no han sufrido ninguna úlcera por presión pero en que la movilidad cada vez es más limitada. El tipo de superficies que utilizaremos serás colchones de espuma viscoelástica, sobrecolchones de aire estático o sobrecolchones de aire alternante (celdas pequeñas).

Riesgo medio: personas que ya han sufrido úlceras por presión u otro tipo de heridas y cuya movilidad es muy limitada. Aquí las superficies que utilizaremos serán de colchones o sobrecolchones de aire alternante (celdas medianas) o superficies de baja presión continua.

Alto Riesgo: personas cuya movilidad es prácticamente nula. Utilizaremos colchones de aire alternante (celdas grandes) o de baja presión continua.

geriatricarea úlceras por presión

Hay que emplear apósitos de diferentes formas que se adaptan específicamente a las zonas de especial riesgo

6. Asegurar la protección local ante la presión

Debemos proteger aquellas zonas de especial riesgo: talones, sacro, tobillos, caderas, etc. Para ello utilizamos apósitos de diferentes formas que se adaptan específicamente a estas zonas del cuerpo. Uno de los más comunes son las taloneras para proteger los talones.

Pero estos apósitos tienen que cumplir una serie de requisitos:

  • Nos deben permitir inspeccionar la piel una vez al día, sino no sabremos si debajo del apósito se puede estar originando una lesión.

  • Si utilizamos apósitos adhesivos tenemos que vigilar que éstos no lesionen la piel cuando los sacamos. Debemos utilizar apósitos con gel de silicona o con un adhesivo suave.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: Actualidad

Sobre el autor:

GeriatricArea es una publicación digital editada por Comunicación y Cía que se dirige a los profesionales del sector sociosanitario.

Escribe un comentario

*