Geriatricarea Tena

IL3-UB, Obra Social “la Caixa” y Fundación DomusVi imparten un programa formativo gratuito para cuidadores no profesionales

Consciente de que muchas ocasiones familiares, amigos o personas sin ninguna experiencia ni especialización académica dedican parte de su tiempo a atender y cuidar a sus seres queridos, IL3-UB está organizando, con la colaboración de Obra Social “la Caixa” y la Fundación DomusVi, un programa formativo para cuidadores no profesionales de personas en situación de dependencia.

geriatricarea IL3-UB cuidadores no profesionales

Este programa está concebido para que estos cuidadores no profesionales que atienden de forma continuada a una persona en situación de dependencia adquieran las habilidades necesarias para la mejora de la calidad de la asistencia.

Tal y como indican desde IL3-UB con esta acción formativa “facilitamos herramientas que les permitan vivir la experiencia de cuidar de forma positiva, al mismo tiempo que se genera una red de soporte al compartir sus experiencias con personas en su misma situación”.

El programa, que comienza en junio, se impartirá en el centro de IL3-UB a lo largo de cinco meses. Las seis sesiones totales que conforman el programa se estructurarán en módulos de 2,5 a 3 horas y la asistencia es gratuita.

Para aconsejar a los alumnos y enseñarles las mejores maneras de lidiar con el estrés y alimentar o mantener la higiene de la persona dependiente, así como las mejores técnicas de movilización postural, el curso contará con profesionales de la Fundación DomusVi.

Tal y como afirma Javier Jiménez Calavia, Director de la Fundación DomusVi, “los cuidadores no profesionales, que en su gran mayoría soportan una enorme carga emocional de estrés físico y psicológico y sentimientos contradictorios, necesitan esta formación para poder atender a la persona que cuidan y para aprender a cuidarse ellos mismos”.

En este sentido, este proyecto emprendido por IL3-UB junto a Obra Social “la Caixa” servirá para dotar a los cuidadores de conocimientos, pero también para compartir y encontrar una comunidad donde apoyarse. Los cuidadores soportan una carga emocional muy pesada y en el curso también podrán encontrar una red con la que compartir experiencias y consejos ante situaciones desconocidas.

La certificación de IL3-UB obtenida al terminar el curso, además, avalará la formación recibida, por lo que el cuidador podrá contar con la validación de la institución en caso de ofertar sus servicios a otras personas dependientes. 

¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: Actualidad, Formación

Sobre el autor:

GeriatricArea es una publicación digital editada por Comunicación y Cía que se dirige a los profesionales del sector sociosanitario.

Escribe un comentario

*