Geriatricarea Tunstall

La esperanza de vida en América alcanza los 75 años de media

Una persona que nace en el Continente Americano puede aspirar a vivir hasta los 75 años, casi 5 años más que el promedio mundial, Y es que la población de este Continente ha ganado 16 años de vida como promedio en los últimos 45 años, es decir casi 2 años por quinquenio, tal y como revela el informe Salud en las Américas + 2017, la última edición de la publicación elaborada por la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) cada cinco años desde 1956, que analiza las tendencias, los retos y las condiciones de salud en la región.

geriatricarea-Salud-en-las-Americas-esperanza-de-vida

Salud en las Américas + 2017 incluye datos sobre la situación de salud y sus tendencias en 52 países y territorios de América

Pese a este buen dato, las enfermedades emergentes y las no transmisibles, que causan cuatro de cada cinco muertes anuales, son los principales desafíos a enfrentar en una de las regiones más desiguales del mundo. Y es que, tal y como señala Carissa F. Etienne, Directora de la OPS/OMS, “vivimos más años de vida y morimos menos por causas que podemos evitar, pero esa ganancia no ha sido equitativa”.

En este sentido advierte que “debemos tomar medidas urgentes para combatir las inequidades y que todas las personas en las Américas tengan acceso a los servicios de salud que necesitan y a las condiciones que determinen una buena salud, como el acceso al agua potable, a la educación y a una vivienda digna”.

Las enfermedades no transmisibles, como las cardiovasculares, las respiratorias crónicas, el cáncer y la diabetes, siguen al frente de las principales causas de mortalidad en la región. Cuatro de cada cinco muertes anuales se deben a una de ellas, y se prevé que en las próximas décadas habrá un aumento debido al crecimiento de la población, el envejecimiento, la urbanización y la exposición a distintos factores de riesgo.

Este informe destaca que la tasa de obesidad, uno de los principales factores de riesgo para padecer una enfermedad crónica, duplica el promedio global (26,8% frente a 12,9%). Además, señala que el 15% de la población mayor de 18 años (62 millones) vive con diabetes, un porcentaje que se ha triplicado durante la última década.

También refleja que, aunque la mortalidad por enfermedad cardiovascular ha disminuido casi 20% en promedio en una década, ésta sigue siendo la principal causa de muerte en la región. También advierte que 1,3 millones de personas murieron de cáncer en 2012, 45% de ellos en forma prematura, es decir, antes de los 70 años.

Otros desafíos a enfrentar son las lesiones causadas por accidentes de tráfico, que representaron el 12% de las muertes en 2013, así como también las altas tasas de homicidios, que colocan a 18 países de América Latina y el Caribe entre los 20 principales en todo el mundo.

Además, los cambios en el ambiente, en los estilos de vida y los desplazamientos poblaciones han colaborado en parte al surgimiento de enfermedades infecciosas emergentes, como el zika y el chikungunya. Estas amenazas, sumadas a los desastres asociados a sismos y huracanes entre otros fenómenos, son otros de los retos regionales.

“Las enfermedades emergentes y las crónicas, que generan discapacidad y requieren cuidados durante muchos años, son un obstáculo para el desarrollo”, indica Etienne. “Necesitamos sistemas de salud fuertes, flexibles e integrados para responder eficazmente a las nuevas amenazas y a las necesidades de una población envejecida”, aseveró.

Se estima que el 81% de las personas que nacen hoy en la región vivirán hasta los 60 años, mientras que el 42% de ellas sobrepasarán los 80 años. Sin embargo, el aumento de la esperanza de vida no ha significado más años de vida sin discapacidad. En 2015 se estimó que la esperanza de vida saludable promedio en las Américas era de 65 años.

Además de la ganancia en años de vida, la Organización Panamericana de la Salud destaca como éxitos, una reducción en la mortalidad materna. También la mortalidad infantil se redujo un 24% entre 2002 y 2013 y un 67% la tasa de mortalidad de menores de 5 años en los últimos 25 años.

En ese sentido, la publicación pone el acento en la necesidad de transformar los sistemas de salud, aumentar la inversión en el sector (sólo cinco países invierten el 6% de su Producto Bruto Interno en salud como recomienda la OMS), así como mejorar la gestión y distribución del personal sanitario para alcanzar la salud universal en 2030 y disminuir esas inequidades.

Salud en las Américas + 2017 incluye capítulos con datos sobre la situación de salud y sus tendencias en los 52 países y territorios de América. En cada perfil de país, se presenta un conjunto de indicadores básicos, junto con información sobre logros específicos y desafíos a futuro. Los interesados pueden consultar este informe aquí.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: Actualidad

Sobre el autor:

GeriatricArea es una publicación digital editada por Comunicación y Cía que se dirige a los profesionales del sector sociosanitario.

Escribe un comentario

*