Geriatricarea Tunstall

Cerca de la mitad de las mujeres mayores de 70 años padece rizartrosis

La rizartrosis, una artropatía degenerativa que afecta a las manos, suele aparecer a partir de los 40 años y con mayor incidencia en la mujer. De hecho la mitad de las mujeres mayores de 70 años sufre esta patología, tal y como apuntan desde Quirónsalud.

geriatricarea rizartrosis artritis Quirónsalud

La rizartrosis es muy invalidante para el paciente, ya que le impide realizar movimientos básicos, además de generar dolor nocturno continuo

La rizartrosis es una causa muy frecuente de dolor a partir de la cuarta o quinta década de la vida. Entre todas las articulaciones de la mano, la articulación trapecio metacarpiana (ATMC, pulgar) presenta una alta incidencia de artrosis degenerativa. Aparece con mayor frecuencia en mujeres, con una prevalencia de 50% a partir de los 70 años, y es bilateral en un 20% de los casos.

Tal y como apunta el doctor Miguel Ángel Toledo, jefe de servicio de Traumatología y Ortopedia del Hospital Quirónsalud Campo de Gibraltar, “la estabilidad de la articulación trapecio metacarpiana del pulgar es fundamental para la función completa de la mano. Cuando se produce una laxitud capsular progresiva en la articulación, con la consiguiente pérdida de movilidad, aparece la enfermedad degenerativa.

“La rizartrosis es muy invalidante para el paciente, ya que le impide realizar movimientos tan básicos y cotidianos como por ejemplo abrocharse la cremallera del pantalón, cerrar con una llave o hacer una pinza de fuerza, sin olvidar el dolor continuo y nocturno”, indica este especialista.

El tratamiento quirúrgico es el más recomendado en los casos crónicos, esto es, para pacientes que presentan cambios radiológicos y un dolor incapacitante para llevar a cabo su vida normal. La intervención quirúrgica recupera la movilidad casi en su totalidad y alivia el dolor. Según el doctor Toledo, “la técnica utilizada para solucionar los estadios II-IV de la ATMC es la extracción del trapecio con reconstrucción ligamentosa con o sin interposición, lo cual genera unos resultados muy satisfactorios, ya que se recupera la función de la mano casi en su totalidad y se alivia el dolor.

La rizartrosis se produce por la degeneración de la superficie cartilaginosa de deslizamiento de los dos huesos que forman la articulación, dondo como resultado artrosis. Esto produce dolor en la articulación, inflamación de los tejidos que rodean la articulación y formación de osteofitos (salientes óseos en los márgenes articulares). El resultado es una articulación rígida y dolorosa, con su movilidad limitada.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: Actualidad

Sobre el autor:

GeriatricArea es una publicación digital editada por Comunicación y Cía que se dirige a los profesionales del sector sociosanitario.

Escribe un comentario

*