Geriatricarea Tunstall

La mortalidad de la fractura de cadera se eleva al 30% al año de producirse

La osteoporosis es una enfermedad esquelética que padecen más de dos millones y medio de personas en España, y una de sus principales consecuencias es la fractura de cadera, que tiene una mortalidad del 30% al año de producirse. Estos dos de los principales datos aportados en la XI Reunión de Osteoporosis celebrada por la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón.

Geriatricarea fractura de cadera Reunión Osteoporosis SEMI

Alrededor de dos millones de mujeres y 750.000 hombres padecen osteoporosis en España

Y es que “la osteoporosis es una enfermedad clínicamente silenciosa que solo se manifiesta cuando aparecen las fracturas, por lo que es importante darle visibilidad y que la población conozca sus causas y consecuencias”, comenta el doctor José Luis Pérez Castrillón, coordinador del Grupo de Osteoporosis de la SEMI.

En la actualidad, los expertos disponen de un mecanismo para medir el riesgo de fractura de los pacientes a diez años, denominado FRAX y establecer el tratamiento más adecuado. Sin embargo, tal y como señala el doctor José Luis Pérez Castrillón, “la herramienta FRAX no está adecuadamente validada para la población española e infravalora el riesgo de fractura mayor osteoporótica. Sin embargo, esta herramienta mide mejor, en población española, el riesgo de fractura de cadera, ya que se dispone de estudios epidemiológicos más completos”.

La osteoporosis es una enfermedad que tiene una alta prevalencia en España, afectando a más de dos millones de mujeres y alrededor de 750.000 hombres. “Aunque los varones están menos expuestos a ella, si padecen esta patología lo hacen de forma más grave. En ellos es esencial identificar la posible causa de la enfermedad, que puede deberse a problemas de alcoholismo, hipercalciuria o hipogonadismo”, indica el coordinador del Grupo de Osteoporosis de la SEMI.

En este sentido, el estudio de factores genéticos es esencial para obtener un mayor conocimiento sobre la osteoporosis, ya que la masa ósea de una persona está determinada en un 90% por cuestiones genéticas. “Gracias a los genes podemos identificar a personas con mayor probabilidad de padecer esta enfermedad, puesto que diversos polimorfismos se han asociado a una menor masa ósea y mayor cantidad de fracturas”, explica el doctor.

Otro interesante campo de investigación actual se centra en buscar nuevas dianas terapéuticas a través de mecanismos bioquímicos y celulares que intervienen en el desarrollo de la osteoporosis. Los expertos también están poniendo especial interés en el estudio de la calidad ósea de los pacientes para poder desarrollar mejores métodos diagnósticos, así como en el análisis de nuevos fármacos que permitan optimizar el tratamiento de la enfermedad.

Además, en las líneas de investigación en marcha también es importante la relación de la osteoporosis con otras patologías. Un ejemplo de ello son las enfermedades cardiovasculares que, al igual que la osteoporosis, son enfermedades silenciosas, que se manifiestan solo cuando aparecen las complicaciones. Y es que tal y como indica el doctor Pérez Castrillón “la relación entre ambas patologías es bidireccional, ya que la calcificación del hueso pueden contribuir también a la calcificación de los vasos sanguíneos, y la presencia de factores de riesgo vascular incrementan la probabilidad de padecer una osteoporosis”.

En el marco de la XI Reunión de Osteoporosis se puso en común la plataforma OSTEOMED, un registro en el que se incluyen pacientes con osteoporosis de los servicios de Medicina Interna de toda España, cuyo objetivo es recoger gran número de datos y variables para realizar un análisis posterior que permita aplicarlos al diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la enfermedad.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: Actualidad

Sobre el autor:

GeriatricArea es una publicación digital editada por Comunicación y Cía que se dirige a los profesionales del sector sociosanitario.

Escribe un comentario

*