Geriatricarea Meritene Nestlé

La pérdida auditiva aumenta el riesgo de padecer deterioro cognitivo y demencia

La mayoría de las personas que sufren pérdida auditiva, y no le ponen remedio, acaban experimentando importantes consecuencias en su mente, ya que este problema afecta tanto a la comunicación como a la interacción social, aumentando el riesgo de padecer fatiga, depresión o en última instancia, demencia.

geriatricarea pérdida auditiva demencia oticon

El uso de audífonos ayuda a las personas con pérdida auditiva a disfrutar de entornos sociales, así como a prevenir el posible desarrollo de demencia

Y es que el déficit auditivo es una de las principales causas de desarrollo de demencia.  tal y como se pone de relieve en un estudio recientemente publicado en The LancetPor ello, las prácticas preventivas se convierten en algo esencial. Y es que pese a la creencia popular, los seres humanos no escuchamos con los oídos, sino con el cerebro, que se se encarga de convertir el sonido en información comprensible, tal como indican desde la firma Oticon, especializada en el diseño y fabricación de soluciones auditivas.

De este modo, cuando una persona sufre pérdida auditiva, al cerebro le cuesta un mayor esfuerzo obtener la información que contiene el sonido y en consecuencia, el esfuerzo se traduce en un menor uso de otros recursos como capacidad de recuerdo y concentración, sobre todo en espacios ruidosos.

En este sentido, la pérdida auditiva puede resultar extremadamente agotadora, por lo que el uso de audífonos puede ayudar a gestionar mejor el sonido, recibiéndolo de una manera más eficiente. Así, las personas con pérdida auditiva que utilizan audífonos están más preparadas para participar en situaciones sociales, incluso con grupos numerosos.

El estudio reseñado anteriormente relaciona algunos aspectos externos y no biológicos que pueden reducir el riesgo de padecer demencia: el uso de audífonos ante una pérdida auditiva reduce en 9% el riesgo; el abandono del hábito de fumar en un 5%; tratamientos para la depresión en un 4%; y una mayor actividad física en un 3%.

“Hay una clara equivalencia entre las personas que sufren problemas auditivos con aquellas que presentan cuadros de déficit cognitivo y demencia, explica José Luis Blanco, jefe de audiología de Oticon en España. “Creemos que los beneficios a largo plazo pueden ser realmente significativos si conseguimos tratamientos eficaces frente a la pérdida auditiva. Ofrecer alternativas a las personas con estos problemas, incluso en escenarios con exceso de ruido, les proporcionará beneficios también para su cerebro con una interacción social más saludable, afirma este experto.

Y es que según datos ofrecidos por la Asociación Internacional de Alzheimer, en la actualidad 45 millones de personas padecen esta enfermedad o algún tipo de deterioro cognitivo, cifra que se estima ascienda a 136 millones en los próximos 40 años.

geriatricarea Oticon Opn audífono

Oticon Opn garantiza un procesamiento claro y preciso de los sonidos

Los síntomas de deterioro cognitivo son más acuciantes cuanto mayor es la persona, y en un planeta con un envejecimiento de población masivo los casos de pérdida auditiva van también en aumento. En este sentido Oticon practica, desde hace más de 20 años, lo que ha denominado como Brain Hearing, una tecnología a través de la cual se ofrece al cerebro las condiciones idóneas para captar el sonido de la manera correcta, ayudándole a extraer el significado en vez de simplemente subir el volumen del ruido.

Junto a este concepto, esta compañía ha desarrollado Opn, un audífono de última generación que minimiza el esfuerzo mental necesario para entender el mensaje, protegiendo los recursos mentales y favoreciendo la participación en conversaciones con varios interlocutores. Una evolución que, sin duda, ayuda a proteger el cerebro.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: Actualidad

Sobre el autor:

GeriatricArea es una publicación digital editada por Comunicación y Cía que se dirige a los profesionales del sector sociosanitario.

Escribe un comentario

*