Geriatricarea Tena

La teleasistencia como impulso del envejecimiento activo y de la promoción de la autonomía personal

La teleasistencia ha demostrado ser un servicio esencial en la vida de las personas mayores, para quienes tener una vida activa y saludable es fundamental. En este sentido, Tunstall Televida, pendiente de satisfacer las necesidades de las personas que atiende, inició hace algunos años un programa para dar impulso al envejecimiento activo y ayudar en la promoción de la autonomía personal dentro de sus servicios de teleasistencia.

Geriatricarea Tunstall Televida teleasistencia envejecimiento activo

La teleasistencia ha adoptado un papel proactivo en el fomento del envejecimiento activo y la promoción de la autonomía personal

Este programa está destinado, fundamentalmente, a la incorporación de hábitos de vida saludable y al incremento de la participación social de las personas usuarias en su comunidad, de manera que se conviertan en sujetos activos en su entorno.

Se trabajan diversas áreas mediante llamadas telefónicas desde el centro de atención, entrega de guías, dípticos… o a través del acceso a la web, y talleres y sesiones presenciales. Estos últimos, además, permiten fomentar la interacción y la generación de nuevos grupos de referencia o interés:

  • Salud: se ofrece información sobre las condiciones sanitarias más frecuentes durante el envejecimiento y cómo afrontarlas, tanto en el caso de la persona afectada como de la persona cuidadora, así como talleres prácticos sobre primeros auxilios.
  • Seguridad: se trabaja en dos aspectos fundamentales: la prevención de caídas y la difusión de medidas de protección personal tanto dentro como fuera de casa. En numerosas ocasiones, las fuerzas de seguridad participan de estos talleres.
  • Desarrollo personal: envejecer no significa dejar de trabajar en nosotros mismos y esforzarse por vivir la vida de una forma positiva. Así, se enseña a mantener y mejorar la memoria, a afrontar los duelos, a impulsar la autoestima…
  • Tecnologías de la información y de la comunicación: acercamos la tecnología a las personas mayores y les enseñamos a manejar internet, a utilizar una tablet o un smartphone, a comunicarse mediante las redes sociales, a realizar compras por medios digitales…
  • Ocio y cultura: Tunstall Televida organiza cine fórums, talleres de lectura… y, además, gracias al estudio personal que se hace de cada usuario, recomienda por teléfono aquellas actividades cercanas que pueden resultar de mayor interés.
  • Consumo y economía doméstica: enseñamos a leer e interpretar las facturas de los servicios básicos, a conocer los derechos como consumidores, métodos de ahorro…

Fomentar el envejecimiento activo y la autonomía entra dentro del papel proactivo que el servicio de teleasistencia ha adoptado desde hace unos años. Cuanto más activa esté una persona, cuanto más conozca el proceso al que se enfrenta, cuanta mejor red sociofamiliar tenga, mejor afronta los cambios que llegan asociados a la edad, más se reduce la sensación de soledad y, especialmente, más se incrementa la esperanza de vida en salud.

Esto es especialmente importante para las personas que viven en un entorno rural con pocas posibilidades de acceso a actividades de ocio y tiempo libre y uno de los motivos del éxito del programa en el Servicio de Teleasistencia de Castilla-La Mancha, cuyas actividades consiguen una puntuación de 4,99 sobre 5 entre las personas participantes. En 2016, más de 8.500 personas mayores de 65 años participaron en las sesiones presenciales y se efectuaron 406.000 llamadas desde el centro de atención para reforzar la información de las campañas de protección contra el frío y el calor y de vacunación contra la gripe.

Por otro lado, hay muchas personas mayores que, aún viviendo en un entorno urbano, tienen problemas para mantener un envejecimiento saludable por falta de red social. Tunstall Televida gestiona el proyecto Vincles, puesto en marcha por el Ajuntament de Barcelona y la Fundación Bloomberg, que trabaja con las nuevas tecnologías para mejorar la comunicación y relación de las personas mayores de la ciudad.

Gracias a aplicaciones para tablets y smartphones, los usuarios pueden comunicarse e interactuar mediante videollamadas y mensajes de vídeo o voz , tanto con la familia y amigos como con las personas mayores que forman parte del grupo de usuarios Vincles. Para ello disponen de un código que las personas de su círculo deben introducir en la app instalada en su teléfono móvil.

Además, un equipo de trabajadores sociales y dinamizadores de los grupos Vincles BCN realizan un acompañamiento individualizado y en grupo. Antes de empezar a utilizar el servicio, se aseguran de que el usuario sepa utilizar la aplicación y de que esté animado para participar en el proyecto. Periódicamente, efectúan un seguimiento personalizado.

La prueba piloto, que comenzó en enero del 2017 en la Nova Esquerra de l’Eixample, la Antiga Esquerra de l’Eixample, el Besòs-Maresme, la Verneda-la Pau y Sant Martí de Provençals, pretende adecuar el servicio, la tecnología y la atención a las personas mayores usuarias a la realidad social de Barcelona, además de ver cómo puede ser sostenible para acabar dando servicio a toda la ciudad. Desde principios de junio y hasta septiembre se ampliará el servicio a todos los barrios de los distritos del Eixample i Sant Martí, con el objetivo de lograr 400 participantes en esta primera fase.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: A fondo, Opinión

Sobre el autor:

GeriatricArea es una publicación digital editada por Comunicación y Cía que se dirige a los profesionales del sector sociosanitario.

Escribe un comentario

*