Geriatricarea Tena

Las mujeres diabéticas presentan un alto riesgo de fallecer al de 5 años de sufrir un ictus

Mujer, diabetes e ictus supone una mala combinación, ya que existe una clara relación entre estos tres factores y la mortalidad cinco años después de sufrir un ictus isquémico, según revela un reciente estudio de neurólogos del Hospital del Mar e investigadores del IMIM (Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas).

geriatricarea mujeres diabeticas

El Dr. Jaume Roquer es jefe del Servicio de Neurología Clínica del Hospital del Mar y coordinador del estudio

Los resultados de esta investigación indican que las mujeres diabéticas presentan un incremento del riesgo de muerte a los 5 años del ictus del 72%, ante el 22% en los hombres que presentan la misma combinación de patologías. El trabajo ha tenido en cuenta factores como la edad y otras patologías asociadas para llegar a estas conclusiones.

Con casi 1.000 casos analizados, de los cuales el 36% eran pacientes con diabetes, los investigadores han analizado la posible relación entre género, diabetes y mortalidad posterior a un ictus isquémico.

Se trata de una aproximación poco habitual, como explica el Dr. Jaume Roquer, jefe del Servicio de Neurología Clínica del Hospital del Mar y coordinador del estudio. “Cuando intentamos identificar factores predictores de mortalidad y de evolución, en general no se hace distinción por sexos ni por factores de riesgo. Pero sí que hay diferencias y, a veces, el impacto que pueden tener estos factores de riesgo en el pronóstico y en el desarrollo de la enfermedad nos ayuda a tener una información más exacta en el seguimiento de los pacientes, también en el ámbito preventivo”, afirma este experto.

El Dr. Roquer, que también es coordinador del Grupo de Investigación Neurovascular del IMIM, explica que el mal pronóstico de la diabetes es ejercido de forma casi exclusiva en mujeres diabéticas. Como revela el estudio, mientras en ellas el riesgo de mortalidad al cabo de cinco años se incrementa el 72% respecto a las pacientes no diabéticas, y el de secuelas lo hace el 40%, en ellos, el riesgo de muerte es el 22% más alto y el de secuelas es del 43%.

Factores de riesgo cardiovascular más elevados

El motivo de estas diferencias es todavía desconocido. Como apunta el coordinador del estudio, la edad a la cual las mujeres sufren un ictus es, de media, más elevada que en los hombres y su situación funcional es un poco peor. Además, los efectos son peores y los ataques, más agresivos. Unos elementos que podrían tener relación con la menopausia y la pérdida de protección hormonal, que también incrementa los efectos de la diabetes.

Las pacientes con esta patología presentan factores de riesgo cardiovascular más elevados, más discapacidades y una mortalidad relacionada con problemas cardiovasculares más alta. En este sentido, “parece que las mujeres diabéticas tienen un incremento de la mortalidad atribuible a patología cardiovascular, un hecho que en este estudio no vemos en los hombres diabéticos. Esto sugiere una mayor vulnerabilidad cardiovascular en las mujeres diabéticas que han sufrido un ictus”, advierte el jefe del Servicio de Neurología Clínica del Hospital del Mar.

Los resultados del trabajo, publicados en Frontiers in Neurology, pueden servir para hacer un seguimiento de lo que el Dr. Roquer llama “subgrupo de alto riesgo. Puede servir a los médicos de la atención primaria que siguen a estos pacientes supervivientes para identificar a este subgrupo de riesgo, ya que una mujer que ha sufrido un ictus y que es diabética, tiene un riesgo elevado de sufrir complicaciones cardiovasculares y hay que hacerle una vigilancia más estrecha. Son pacientes de alto riesgo”.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: Actualidad

Sobre el autor:

GeriatricArea es una publicación digital editada por Comunicación y Cía que se dirige a los profesionales del sector sociosanitario.

Escribe un comentario

*