Geriatricarea Tena
By 29 octubre, 2013 0 Comments Leer más →

“A nuestros mayores también les duele. El alivio del dolor es un derecho humano fundamental”

Por Isabel Sánchez Magro, directora de la Fundación Grünenthal  www.grunenthal.es

El dolor es un fenómeno complejo causado por estímulos nocivos sensoriales o mecanismos neuropatológicos cuya experiencia se modifica por la memoria individual, sus expectativas y emociones. Además, el dolor es una sensación que está presente en la vida de todas las personas en algún momento determinado. A pesar de ser un síntoma habitualmente asociado a la presencia de alguna patología o disfunción orgánica, cuando este se convierte en crónico, ha de ser considerado una enfermedad en sí mismo.

El dolor crónico provoca una gran repercusión psicológica en las personas. De manera frecuente los pacientes que lo sufren pueden presentar síntomas depresivos o de insomnio acompañantes, e importante impacto sobre su situación funcional. Esto puede llegar incluso a provocar alteraciones progresivas de la independencia para la marcha y la realización de otras actividades de la vida diaria. Así podemos decir que el dolor crónico es un gran incapacitante para las personas que lo tienen.

geriatricarea Fundación Grünenthal dolor

“Es un error pensar que el aumento del nivel de dolor es una consecuencia normal del envejecimiento y que al anciano le duele menos”

Otro problema añadido es que el dolor es causa frecuente de aislamiento social, donde el paciente puede llegar a tener pérdida de contactos y falta de participación en la vida ciudadana comunitaria pudiendo llegar a tener un mayor consumo de recursos sociales y económicos.

Han sido muchos los avances que se han producido en el campo del alivio del dolor, pero todavía quedan retos por resolver y necesidades médicas por cubrir que obligan a seguir investigando. El dolor es un grave y complejo problema sanitario que requiere ser abordado por diferentes aspectos y vertientes y desde luego desde la interdisciplinaridad, más aún cuando quien lo padece es una persona mayor.

Y es que su tratamiento difiere del de los pacientes más jóvenes debido a que existen cambios fisiológicos que han de ser tenidos en cuenta. Además, este colectivo suele padecer más de una enfermedad, que también pueden requerir tratamiento con varios medicamentos, con lo que aumenta la probabilidad de interacciones farmacológicas.

Asimismo existen otros retos especiales como conceptos erróneos acerca del dolor en este colectivo que dificultan su tratamiento. Algunos de los más comunes son que el aumento del nivel de dolor es una consecuencia normal del envejecimiento y que al anciano le duele menos. Lo que si es cierto es que nuestros mayores pueden ser más vulnerables al sufrimiento.

Los profesionales de la salud deberían incluir siempre en la valoración sobre la presencia de dolor y debe de ser considerado como una constante más, la quinta constante, detectado al nivel de la temperatura, el pulso, la tensión arterial y la frecuencia respiratoria.

La formación específica en dolor es una reivindicación habitual por parte de los profesionales sanitarios que trabajan sobre la importancia que tiene un correcto abordaje del dolor en todas sus tipologías y dimensiones. Desde la Fundación Grünenthal tratamos de superar gracias a uno de nuestros pilares fundamentales, una formación de calidad.

En febrero de 2011 la Fundación Grünenthal lanzó en nuestro país el programa de formación PAIN Education online, al que ya se han inscrito alrededor de 18.500 médicos y enfermeras. Desde julio de 2013, el curso de médicos cuenta ya con un módulo específico sobre dolor en el anciano.

En Europa hay una creciente población de más de 65 años y el dolor es uno de los síntomas más prevalentes que afectan a la población anciana, cuya prevalencia aumenta con la edad. Se estima que el 17% de los más de 500 millones de personas que viven en los 27 países de la UE, son ciudadanos de más de 65 años. Y se espera que esta cifra aumente hasta el 30% en 2060, lo que pone de manifiesto la importancia de este grupo de edad.

geriatricarea Fundación Grünenthal

“La formación específica en dolor es una reivindicación habitual por parte de los profesionales sanitarios”

En este entorno en el que crece la necesidad de un correcto abordaje del dolor en el paciente anciano, hemos colaborado con la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) en la creación del Grupo Multidisciplinar de Expertos en Dolor en el Paciente Anciano. Dada la necesidad de que el dolor sea abordado en profundidad y desde distintas perspectivas y disciplinas, este grupo está formado por especialistas de la Geriatría, Farmacología, Oncología, Neurología, Unidades del Dolor, Atención Primaria y Urgencias. Todos estos expertos trabajan para incrementar el conocimiento y la concienciación entre los profesionales involucrados en el cuidado del paciente con dolor.

Y es que la complejidad del dolor hace que su abordaje haya de ser multidisciplinar. Por una parte, se trata de una percepción subjetiva, lo que dificulta cuantificarlo y diagnosticarlo correctamente. Pero además cualquiera de los tipos de dolor trae consigo cambios en las actividades cotidianas de la persona que lo padece. Produce sufrimiento, disminuye la calidad de vida, origina fuertes alteraciones emocionales y psíquicas que afectan a la conducta. Las alteraciones del sueño son frecuentes y se suele acompañar de irritación, fatiga crónica, ansiedad y en muchos casos, puede llevar a la depresión. El dolor es el síntoma más valorado y más temido por el paciente.

Por todo ello, una aproximación multimodal e individualizada es necesaria para focalizar mejor el tratamiento del dolor y por tanto, conseguir mejores resultados en el alivio del dolor y en  la calidad de vida de estos pacientes.

El dolor persistente puede ser considerado como síntoma de enfermedad y su alivio constituye en sí mismo un derecho reconocido con implicaciones éticas y morales. Su correcto abordaje es un derecho humano fundamental reconocido por la Comisión Permanente de Naciones Unidas y por la Organización Mundial de la Salud.

Y para conseguirlo, además de mejorar la oferta terapéutica, es necesario apoyar la investigación biomédica, crear foros de opinión, divulgar el conocimiento y potenciar la formación y educación sanitaria.

Sobre la autora: Isabel Sánchez Magrogeriatricarea Isabel Sánchez Magro

Isabel Sánchez Magro es Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid y Doctora en Medicina por la Universidad Rey Juan Carlos, Máster de Experto en Dolor por la Universidad de Salamanca y de Economía de la Salud y Farmacoeconomía por la Universidad Pompeu Fabra. Entre los años 1993 a 1998 ejerció como médico de Atención Primaria. Se incorporó a la industria farmacéutica en 1998 donde ejerció diferentes funciones en los departamentos de Gestión Sanitaria, Marketing y Médico en SmithKline Beecham y GlaxoSmithKline. En 2001 entró a formar parte del Departamento Médico de Grünenthal, que actualmente dirige.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: A fondo, Imprescindible, Opinión

Sobre el autor:

GeriatricArea es una publicación digital editada por Comunicación y Cía que se dirige a los profesionales del sector sociosanitario.

Escribe un comentario

*