Geriatricarea Tunstall

Uno de cada diez mayores de 70 años sufre insuficiencia cardiaca

La insuficiencia cardiaca es una enfermedad fuertemente asociada a la edad avanzada. De hecho, una de cada diez personas mayores de 70 años en España padece esta dolencia, según los datos puestos de relieve en la XVII Reunión de Insuficiencia Cardiaca y Fibrilación Auricular que la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) celebrada en Madrid. Además, esta enfermedad presenta numerosas comorbilidades en ancianos como enfermedades renales, respiratorias, diabetes, osteoporosis o depresión, entre otras

Geriatricarea insuficiencia cardiaca SEMI

Los pacientes con insuficiencia cardiaca suelen padecer también fibrilación auricular

Son fundamentalmente mujeres de estas edades, que presentan un miocardio rígido y poco distensible y que sufren numerosas comorbilidades, las que padecen insuficiencia cardiaca. Sin embargo, existe otro perfil de pacientes, que suelen ser varones más jóvenes y con menos comorbilidades, cuyo principal problema en este caso es la falta de contracción del miocardio.

Tal y como explica el coordinador del Grupo de Insuficiencia Cardiaca y Fibrilación Auricular de la SEMI, el doctor Luis Manzano, son dos las causas asociadas a esta enfermedad principalmente. “La insuficiencia cardiaca suele deberse a la hipertensión arterial y a la enfermedad coronaria, unida a posibles factores de riesgo que la favorecen, como la diabetes, el tabaquismo, la hipercolesterolemia, la propia hipertensión arterial o incluso, en un nivel más bajo, las valvulopatías”, indica el experto.

Además, los pacientes con insuficiencia cardiaca suelen padecer también fibrilación auricular, ya que “la disfunción ventricular miocárdica favorece la aparición de esta fibrilación, principalmente en ancianos, donde la cifra supera el 50%”, comenta el doctor Luis Manzano.

Este experto destaca también que “la “relación entre anemia e insuficiencia cardiaca es muy estrecha”. De hecho, alrededor del 20% de pacientes con insuficiencia cardiaca padecen anemia y, en muchos casos, es la propia enfermedad cardiaca la causa.

Además, independientemente de la presencia de anemia, también se asocia con la patología cardiaca el déficit de hierro. En este caso, tal y como afirma el doctor Luis Manzano, “se ha comprobado que, administrando hierro por vía intravenosa, se mejora notablemente la calidad de vida de los pacientes, además de reducir los ingresos en hospitales por esta enfermedad”.

No obstante, a pesar de la importancia de la anemia en la insuficiencia cardiaca, no es la única comorbilidad que sufren los pacientes de esta enfermedad. Así, “la diabetes es un factor de primer orden en la enfermedad coronaria, además de producir una alteración anatomofuncional del miocardio”, explica el doctor. Con ella, también son frecuentes otras comorbilidades como enfermedades renales, patologías respiratorias, obesidad, osteoporosis, depresión, enfermedades neurológicas y reumatológicas.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: Actualidad

Sobre el autor:

GeriatricArea es una publicación digital editada por Comunicación y Cía que se dirige a los profesionales del sector sociosanitario.

Escribe un comentario

*