Geriatricarea Meritene Nestlé

Caídas en personas mayores: riesgos, causas y prevención

Un artículo de Lidia Amela, Enfermera de BSP Asistencia
Geriatricarea Caídas en personas mayores Lidia Amela BSP Asistencia

La mitad de las personas mayores que se caen lo hacen repetidas veces

La OMS define las caídas como la “consecuencia de cualquier acontecimiento que precipite a una persona al suelo en contra de su voluntad”, y las caídas en personas mayores constituyen uno de los síndromes geriátricos más importantes por la elevada incidencia en este sector de la población y, sobre todo, por las consecuencias que acarrean y las repercusiones que provocan en el anciano.

La mitad de las personas mayores que se caen lo hacen repetidas veces. Es un problema en el que se suele ‘reincidir’. Es una paradoja, pero la caída es un factor de riesgo para sufrir nuevas caídas.

Pese a que las caídas constituyen un fenómeno frecuente durante la vejez que pueden originar graves consecuencias, son un problema frecuentemente ignorado y muchas veces no se les presta la atención necesaria.

Se tiene la idea errónea de que las caídas son eventos comunes e incluso normales dentro de la vida cotidiana de las personas adultas mayores. De hecho, se asume como una consecuencia natural del proceso del envejecimiento.

El objetivo de este artículo es dar a conocer los principales factores de riesgo y causas de las caídas, y las consecuencias que pueden traer consigo, respecto a las residencias geriátricas. Además se mencionan una serie de recomendaciones dirigidas a prevenir las caídas.

Consecuencias más frecuentes

· Reducen la movilidad – inmovilización

· Afecta a la calidad de vida (disminución)

· En un gran número de casos provocan un aumento de la dependencia y necesidad de ayuda incluso para las actividades

· Pérdida de la autonomía

· En muchas ocasiones dan lugar a fracturas, requiriendo a menudo inmovilizaciones prolongadas o ingreso hospitalario para su curación. En ocasiones tienen que ser intervenidos quirúrgicamente, con el riesgo que ello conlleva

· Se asocian con mayor morbilidad y mortalidad

· Aumenta la probabilidad de institucionalización del paciente en una residencia u hospital

· Frecuentemente las caídas provocan lesiones importantes

Causas y factores de riesgo que inciden:

Generalmente las causas y los factores de riesgo que influyen o inducen a una caída no son hechos únicos, sino consecuencia de procesos multifactoriales, complejos e interrelacionados entre sí.

Causas intrínsecas (relacionado con el propio paciente)

· Presencia de determinadas patologías – enfermedades:

· Alteración de la marcha, movilidad y el equilibrio

· Alteraciones visuales, auditivas y vestibulares

· Desorientación y cuadros confusionales. Agitación

· Deterioro cognitivo. Alteración de la percepción, comprensión y orientación espacio-temporal, con tendencia al paso errático y sin rumbo

· Problemas neurológicos. Disminución de las aferencias propioceptivas, del reflejo de “enderezamiento” y del aumento del tiempo de reacción, lentitud en los reflejos

Causas extrínsecas (dependen del ambiente y entorno)

Factores circunstanciales (dependientes de la actividad que se esté realizando).

Medidas para prevenir el riesgo de caídas

En un número elevado de casos las caídas son evitables y se pueden prevenir. Para llevar a cabo una prevención eficaz de las caídas debemos abordarlas de manera multidisciplinar. Por lo tanto, deberemos identificar las causas y los factores de riesgo y actuar sobre ellos, disminuyéndolos o eliminándolos en la medida de lo posible.

Cuidados generales

· Realizar un buen seguimiento del estado de salud y el control de la medicación del paciente

· En caso de que el residente presente agitación, valorar la necesidad de cambio de tratamiento y/o utilizar contenciones mecánicas, en caso que sea estrictamente necesario

· Es muy importante que los profesionales “no vayan con prisas”, no dejen a los residentes solos y que presten atención a lo que hacen.

Iluminación

· Buena iluminación en general (evitar áreas mal iluminadas)

· Tener interruptores cerca de las puertas y de la cama, que estén accesibles

Se aconseja la instalación de “luces nocturnas”, que son pequeños pilotos que se encienden durante la noche.

En el baño

· Instalar barras de sujeción, tanto en el retrete y/o ducha, que ayuda a: incorporarse, agarrarse, levantarse y/o movilizarse

· También resultan de gran ayuda los asientos / sillas en la ducha

Suelos

· Evitar suelos irregulares, deslizantes y resbaladizos, con desniveles y desperfectos

· El suelo debe mantenerse seco, hay que evitar que se puedan caer porque el suelo esté mojado

· Eliminar obstáculos, aquellos elementos que puedan entorpecer la marcha, sobre todo en las zonas de paso.

Calzado

· Procurar utilizar zapatos cómodos, que sujeten bien el pie. Se deben evitar zapatillas abiertas por detrás y el calzado demasiado flojo, porque no· sujetan bien el pie

· Es importante proveer un buen apoyo y amortiguación del talón, por lo que deben ser firmes

· Además, se recomienda que las suelas sean antideslizantes

Pasillo

Es recomendable que el pasillo disponga de pasamanos/barandillas (al menos a un lado), en los laterales, para que los residentes puedan sujetarse y mantener más la estabilidad.

Dispositivos de ayuda

· Utilizar dispositivos de ayuda, tales como bastones y andadores, que ayudan a aumentar la base de sustentación y de apoyo

· Dejar frenadas las sillas de ruedas

· Barandas firmes y seguras en la cama

· Evaluar la necesidad de la utilización de dispositivos visuales y auditivos (gafas y audífonos) y revisar su buen estado


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: A fondo, Opinión

Sobre el autor:

GeriatricArea es una publicación digital editada por Comunicación y Cía que se dirige a los profesionales del sector sociosanitario.

3 comentarios "Caídas en personas mayores: riesgos, causas y prevención"

Trackback | Comments RSS Feed

Escribe un comentario

*