Geriatricarea Tunstall

Consejos prácticos para evitar estafas a personas mayores

Por su especial vulnerabilidad, las personas de edad avanzada suelen ser objeto de estafas y timos, especialmente cuando no cuentan con un cuidador. En este artículo soluciones3e ofrece una serie de interesantes consejos para informar a nuestros mayores y prevenir, en la medida de los posible, estas prácticas delictivas.

geriatricarea estafas a mayores

Por su especial vulnerabilidad, las personas mayores son blanco de estafas muy variadas

Cada día me sorprende más como las personas mayores son blanco de estafas y no solo por personas que las estafan de forma particular si no lo que me parece todavía más increíble también por empresas de venta telefónica, y al decir esto, no quiero señalar a ninguna empresa en concreto, muchas veces aunque a sus trabajadores les indiquen que no deben utilizar la “publicidad engañosa” sabemos que a veces hacen la vista gorda para que puedan así llegar a objetivos.

Hace ya unos meses que cada vez me encuentro con más personas mayores que me cuentan que han recibido una visita de un comercial que les ha “enjaretado” una cubertería, una caja de vinos ó una crema hidratante…lo sorprendente es que siempre cuentan que unos días antes recibían una llamada previa, y aunque insistían en que no querían nada al final terminaban accediendo a dar su dirección sin apenas darse cuenta que lo estaban haciendo.

He de decir, que hay estudios que demuestran que en estas llamadas comerciales la táctica está en decir en la primera frase palabras tipo “regalo, gratis, enhorabuena, fantástico, sin ningún coste, etc…”, generalmente solo ponemos atención a ese primer minuto por lo que por mucho que digamos “no queremos nada” volveremos a escuchar el repertorio de “palabras bonitas” y de nuevo perderemos el hilo de todo lo que venga detrás, la letra pequeña, ahí seguramente os hablaran de un curso de cocina (a pagar) que viene con la cubertería, un par de jamones (a pagar) que viene con la caja de vino, o el pack adelgazante (a pagar) que viene con la crema hidratante, entonces llega un día que les llaman a la puerta y ni siquiera recordamos que habíamos dicho que sí, y zas allí está la cubertería y en la mano de detrás la caja llena de libros del maravilloso curso de cocina con un valor de 300€ ¿pero qué curso de cocina??

Creo que a la mayoría el caso anterior os sonorá directa o indirectamente, por ello es importante conocer algunos consejos útiles para evitar que las personas mayores puedan ser estafadas:

1.Revisión de gas o luz

Es la estafa más habitual, bien es verdad que generalmente una vez al año las compañías pueden realizar revisiones de gas pero siempre avisan! generalmente envían una carta comunicando el día que irán, siempre con cita previa, también deberán ir identificados, además nunca os deberán cobrar allí mismo en metálico, ya que las revisiones reales deberán pasar el informe a la compañía de gas y esta pasará posteriormente la factura y el cargo, pero para evitar dudas es aconsejable tener a mano una serie de teléfonos como es el de nuestra compañía de gas y preguntarles tras recibir el comunicado si esa cita está realmente concertada.

2.Llamada telefónica informando de un premio

Es bastante frecuente que las personas mayores reciban cada día más de una llamada informándoles que han sido seleccionados por algún motivo como ganadores de un premio, casualmente de un sorteo en el cual ni participaron y además desconocen. Puede que esto no sea una estafa en sí, si no una forma de marketing de venta telefónica, que aún así ha derivado en más de un disgusto a muchas personas mayores. Como decía anteriormente hablando de este caso, generalmente en la primera frase al decir una serie de palabras “adecuadas” (ganador, premio, enhorabuena, etc..) hace que la persona que atiende al teléfono en la confusión acepte el regalo y no haya asimilado la información posterior y se encuentre con una factura mayor a pagar cuando el “regalo” le llega a casa. Si tiene un familiar que vive solo, puede informarle para que ponga atención cuando reciba una llamada de este tipo y así poder decidir si acepta el regalo o no.

3.El timo de la estampita

Es una de los timos más antiguos que se conocen y aún así sigue siendo uno de los más habituales, cada día podemos ver en las noticias que alguien sufrió un robo a través de este timo, que consiste en que una persona supuestamente perdida o con dudosas facultades mentales les dice que ha encontrado un sobre con una cantidad importante de dinero y aparece una tercera persona a mediar (el que como se suele decir casualmente pasaba por allí), es el timo al que llaman el timador timado, en este caso, y ante la de ya por sí extraña situación, lo mejor siempre es decir a la persona que se acerca pidiendo ayuda que lo mejor es informar a un policía local para que le ayude.

4.Pedir datos personales por teléfono

Muchas veces nuestras propias compañías de luz, gas, teléfono, nos llaman para ofrecernos promociones o simplemente para captar nuevos clientes, para darnos de alta en los nuevos servicios solían pedirnos vía teléfono datos personales como el nº de cuenta bancario, entre otros, aunque es una forma sencilla, con el tiempo las propias compañías comprobaron que mucha gente con intenciones se aprovechaba y se hacía pasar por ellos, por ello generalmente ahora suele enviarnos una carta de confirmación para confirmar que hemos hecho ese cambio en nuestro servicio. De todos modos, si se tiene alguna duda o desconfianza, lo mejor es decirle al teleoperador que nos llama que nos llame en otro momento que puede estar un familiar o persona de confianza en casa para que pueda confirmarle esos datos.

Estas son una de las estafas más habituales y que muchas veces ante la duda lo mejor es no participar o informar a la persona que genera la duda que prefiere tener cerca a un familiar o una persona de confianza para tratar con él los asuntos que le llevaron a llamar a su puerta.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: A fondo, Reportajes

Escribe un comentario

*