Geriatricarea Tunstall
By 12 diciembre, 2015 0 Comments Leer más →

¿Qué es el Burnout o Síndrome del Cuidador?

Un artículo de María Dolores Villegas Díaz, Psicóloga y autora del blog http://mariavillegas.es/
geriatricarea Burnout Síndrome del Cuidador

El Burnout es un síndrome producido por el estrés crónico que afecta especialmente a los cuidadores informales

La vida de una persona cuidadora cambia radicalmente a consecuencia de la demanda requerida. Esta demanda/responsabilidad produce un gran cambio en su forma y calidad de vida. El Burnout es un síndrome producido por el estrés crónico continuado que se da en el día a día al enfrentarse a la enfermedad de la persona cuidada y que implica tareas monótonas y repetitivas, produciendo en el/la cuidador/a una sensación de falta de control, y pudiendo agotar las reservas psicofísicas de la persona.

Es más habitual en los cuidadores informales, es decir, en los/as familiares cuidadores/as, ya que, entre otros factores influyentes, cuentan con menos formación sobre cómo realizar los cuidados, sobre la enfermedad, etc.

¿Qué síntomas podemos encontrar?

  • – Actitudes y sentimientos negativos hacia la persona enferma a la que se cuida.
  • – Desmotivación.
  • – Frustración.
  • – Depresión/bajo estado de ánimo.
  • – Trastornos psicosomáticos como: angustia, alergias, afecciones de piel, cefaleas, lumbalgias, trastornos gástricos e intestinales…
  • – Fatiga y agotamiento.
  • – Irritabilidad y cambios de humor frecuentes.
  • – Despersonalización y deshumanización.
  • – Comportamientos estereotipados e ineficiencia a la hora resolver problemas.
  • – Agobio continuado sintiendo que la situación le desborda.

Afecta a diversas áreas, llegando a influir en el estrés laboral, afectivo, inadecuación personal (cansancio, dolores musculares, cefaleas, ansiedad), e incluso vacío personal una vez se deja de cuidar a la persona, ya sea porque se ingresa en una residencia o por su fallecimiento. Este vacío puede llegar a durar hasta algunos años después de que se finalice el cuidado.

El/la cuidador/a percibe que sus actividades de cuidado perturban su salud psicofísica, su situación económica (costes del cuidado como adaptación de la vivienda, pérdida de ingresos al dejar el trabajo…) y social.

De este cuidado pueden derivarse además conflictos familiares como reproches por no ayudar al/la cuidador/a principal, porque la cuidadora pase más tiempo con la persona que necesita cuidados que con el resto de la familia, etc.

Para prevenir el Burnout o síndrome del cuidador o superarlo, los/as cuidadores/as deben recordar que son parte esencial del cuidado, y, por eso mismo, deben atender sus propias necesidades. Cuidándose a sí mismo/a cuidan mejor a su familiar. Un cuidador descansado, con apoyo emocional, ocio, satisfecho… tendrá más energía y utilizará mejor sus recursos físicos y psicológicos para cuidar mejor a la persona dependiente.

¿Afecta a todos/as los/as cuidadores/as por igual? No. Las personas con baja resiliencia (capacidad para superar con éxito situaciones adversas) parecen sufrir mayor agotamiento y actitudes de indiferencia en su actividad, lo que las hace más propensas a desarrollar este síndrome. También son más propensas a padecerlo aquellas personas con un autoconceptonegativo y con baja percepción de su autoeficacia, entre otros factores.

¿Qué pautas puede seguir el cuidador?

  • AUTOCUIDARSE
  • Pedir ayuda, recurrir a asociaciones donde contemos con el apoyo de profesionales y de otras personas que estén pasando por la misma situación que nosotros (participar en grupos de ayuda mutua).
  • – Seguir una dieta equilibrada.
  • Hacer ejercicio, ya sea sólo/a, con amigos/as o incluso con la persona cuidada.
  • – Ser asertivos/as. Saber decir “no” y aprender a dejar de ceder ante la persona cuidada.
  • Dar autonomía a la persona cuidada, que haga todo lo que pueda hacer por sí misma.
  • Descansar. Tomarse unas horas diarias para sí mismo/a. Se puede recurrir a los respiros familiares, en los que los cuidadores dejan de serlo durante unos días para ocuparse de ellos/as mismos/as, ya sea para quedarse en casa o para hacer un viaje con amigos/as u otros/as cuidadores/as y es otra persona la que cuida a la persona enferma.

No hay que olvidar que el cuidado no tiene por qué generar sentimientos negativos; una persona puede sentir satisfacción en su tarea de cuidar a otra persona, conseguir una mayor conexión y complicidad con esa persona, reconocimiento de su labor, etc.

En conclusión, el cuidado de sí mismo/a requiere el mismo esfuerzo que el cuidado de una persona dependiente.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: A fondo, Opinión

Sobre el autor:

GeriatricArea es una publicación digital editada por Comunicación y Cía que se dirige a los profesionales del sector sociosanitario.

Escribe un comentario

*