Geriatricarea Tunstall

Recomendaciones de la SEGG para evitar el contagio del catarro entre los mayores

El catarro o resfriado común es una de las enfermedades más frecuentes en esta época del año, y aunque la mayoría de los catarros son leves y se resuelven en un periodo corto de tiempo, representan una de las causas principales de consultas médicas, especialmente en el caso de las personas de edad avanzada.

Existe una amplia variedad de virus (aproximadamente 200 diferentes) causantes de los catarros invernales, y tal y como comenta el doctor José Antonio López Trigo geriatra y presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, “la mayoría de los virus provocan un único cuadro catarral, pero debido al gran número de virus causantes, podemos padecer múltiples cuadros catarrales a lo largo de nuestra vida. La mayoría de los adultos padecen dos o tres al año como media”.

Geriatricarea Personas mayores víctimas olvidadas Iratxe Herrero Zarate

Si un catarro no se trata adecuadamente y sus síntomas no mejoran en una semana debe constituir una señal de alarma ante una posible complicación del cuadro catarral

Los síntomas del catarro son bien conocidos (congestión nasal, rinorrea o excesiva producción y emisión de moco por la nariz, estornudos…), pero también son frecuentes el dolor de garganta, la tos y el malestar general, siendo rara la aparición de fiebre en los adultos. Además, tal y como explica el Presidente de la SEGG explica “algunos factores pueden agravar un catarro como son algunas enfermedades crónicas, las inmunodeficiencia, la malnutrición y el tabaquismo”.

No existe un tratamiento específico para el catarro y los tratamientos disponibles van dirigidos sólo a aliviar los síntomas motivados por el cuadro vírico, pero no acortan su duración ni constituyen una cura efectiva para el mismo”, añade el doctor López Trigo. Por otra parte, “los antibióticos no son útiles en el tratamiento del catarro o resfriado común y sólo deben ser utilizados en enfermedades causadas por bacterias, pero son totalmente ineficaces contra los virus”.

Al contrario de la creencia habitual los climas fríos o la exposición a corrientes de aire frío no generan catarros, ya que los mecanismos de transmisión de un catarro son los siguientes:

  • Contacto por las manos: contacto directo con una persona infectada o vía indirecta al tocar una superficie previamente contaminada (pueden permanecer activos en la piel o superficies durante unas dos horas).
  • Pequeñas partículas al toser o al estornudar que permanecen en el aire.
  • Partículas de mayor tamaño que requieren contacto muy cercano con la persona infectada.

La duración del cuadro catarral y de los síntomas suele ser de siete días, con algún síntoma persistente hasta dos semanas (en el 25% de los pacientes). Sin embargo, existen una serie de síntomas cuya persistencia o no mejoría después de ese tiempo, debe constituir una señal de alarma ante una posible complicación del cuadro catarral: sinusitis, bronquitis o neumonía, agudización de cuadros asmáticos, otitis del oído medio, etc.

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología recomienda consultar con el médico ante los siguientes síntomas:

  • Rinorrea purulenta y congestión nasal.
  • Disminución o ausencia de olfato (anosmia).
  • Dolor dental.
  • Presión en el oído o sensación de ocupación.
  • Tos persistente con expectoración mucopurulenta.

La SEGG recuerda que algunas medidas que han demostrado que son capaces de prevenir la aparición de catarros, llevarlas acabo en estaciones propicias para sufrir catarros, como es el invierno, resulta fundamental. En este sentido desde la SEGG se recomienda:

  • Lavarse las manos con frecuencia para evitar la transmisión del catarro a otras personas (es especialmente importante hacer hincapié en el lavado de las uñas y de las muñecas). Si se sufre un catarro, es recomendable utilizar toallas de un solo uso para secarse las manos. Se debe hacer antes de preparar los alimentos, de comer y después de toser, de sonarse la nariz o de estornudar.
  • Si no se pueden lavar las manos, se recomienda utilizar geles antisépticos con alcohol, ya que son desinfectantes y existen en cómodos y pequeños envases e incluso en monodosis.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca tras hacer tenido un contacto directo con una persona afectada por un catarro.

También es importante señalar que, aunque existe cierta confusión al respecto, el catarro y la gripe son enfermedades diferentes. La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología recuerda que la gripe está causada por el virus influenza, es estacional y existe una vacuna anual, que no es efectiva en el caso del catarro o resfriado común. Aún así, a veces pueden confundirse ambos cuadros, sobre todo en las fases iniciales. La siguiente tabla recoge las principales diferencias entre ambos:

SÍNTOMAS CATARRO GRIPE
Fiebre. Rara. Frecuente, dura 3 ó 4 días.
Cefalea. Rara. Frecuente.
Dolor generalizado, mialgias. Leves o ausentes. Frecuentes.
Debilidad. A veces. Frecuente (hasta 2-3 semanas).
Agotamiento. Raro. Muy frecuente (sobre todo al inicio).
Rinorrea. Frecuente. A veces.
Estornudos. Frecuente. A veces.
Dolor de garganta. Frecuente. A veces.
Tos, malestar en el pecho. Leve a moderado Frecuente, puede ser severo.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: Actualidad

Sobre el autor:

GeriatricArea es una publicación digital editada por Comunicación y Cía que se dirige a los profesionales del sector sociosanitario.

Escribe un comentario

*